3 de octubre de 2011

103 | Éxito y Motivación. Parte 5 y final.

En el baloncesto tienes que meter el 50% de canastas. Si metes un extra de 10 tiros por cien (60% en total), entonces eres un All-Star. En el béisbol hay que conseguir un golpe el 30% de las veces. Si tu bateas un extra de 10% (40% en total),  te encontrarás en la portada de cada revista, en todos los SportsCenter y estarás en el Salón de la Fama.

En los negocios, las probabilidades son un poco diferentes. No tienes que romper la línea de Mendoza. De hecho, no importa cuántas veces golpeas hacia fuera. En los negocios, para tener éxito, es suficiente con tener razón una vez.

Una sola vez y ya está de por vida. Esa es la belleza del mundo de los negocios.

Me gusta contar la historia de cómo empecé mi primer negocio a los 12 años: la venta de bolsas de basura. Nadie me ha preguntado si yo hice dinero con eso. Pues bien, lo hice... lo suficiente para comprarme unas bonitas bambas.

Me gusta contar la historia de cómo puse en marcha un bar, -el Motley’s Pub- cuando ni siquiera tenía la edad legal para beber, durante el verano antes de mi último año en la Universidad de Indiana. En realidad, nadie me pregunta cómo fue. Fue genial, hasta que fuimos arrestados por dejar que una chica de 16 años de edad participara en un concurso de camiseta mojada (te juro que había comprobado su carnet de identidad y era correcto!).

En realidad, nadie me pregunta sobre mis aventuras trabajando para Mellon Bank, o Tronics 2000, o tratando de iniciar un negocio de venta de leche en polvo (que era más barato por galón, y me pareció que estaba muy bueno). No me pregunten acerca de trabajar como camarero por la noche cuando llegué por primera vez a Dallas, o haber sido despedido de mi trabajo en YourBusinessSoftware por querer cerrar una venta en lugar de barrer el suelo y abrir la tienda.

Nunca me preguntan cómo fue todo cuando empecé MicroSolutions y cómo contaba los meses que llevaba en el negocio, con la esperanza de sobrevivir con mi esfuerzo y hacer de este un éxito diferente a los anteriores.

Con cada esfuerzo que he hecho, he aprendido mucho. Con todos los errores y los fracasos, no sólo míos, sino de los que me rodean, aprendí lo que no se debe hacer. También pude estudiar el éxito de aquellos que hicieron negocios conmigo. Tenía una buena dosis de miedo, y una cantidad ilimitada de esperanza, y lo más importante, sin límite de tiempo y esfuerzo.

Afortunadamente, las cosas salieron bien para mí con MicroSolutions. Vendí la empresa al cabo de 7 años y tuve el dinero suficiente para tener todo el tiempo libre que quisiera y pasarlo genial.

Recuerdo entonces vívidamente como la gente me decía que qué suerte tenía de haber vendido mi negocio en el momento adecuado.

Luego, cuando tuve el dinero, empecé a comprar y vender acciones de tecnológicas que se encontraban en las áreas en las que se centraba MicroSolutions. Recuerdo claramente que me decían que era muy afortunado al tener experiencia en un área caliente, ya que las acciones de esas tecnológicas empezaron a subir para arriba.

Por supuesto, nadie quiso hacer comentarios sobre la suerte que tenía de pasar el tiempo leyendo manuales de software o manuales de Cisco Router, o sentado en mi casa haciendo pruebas y comparando nuevas tecnologías, pero eso es tema para otro post.

El punto de todo esto es que no importa cuántas veces falles. No importa cuántas veces casi estás en lo correcto. Nadie va a saber nada o preocuparse de tus fracasos, solo tú. Todo lo que tienes que hacer es aprender de ellos y de los que te rodean, porque...

Todo lo que importa en los negocios es que te salga bien una vez.

Entonces ya todo el mundo puede decir lo afortunado que eres.

FIN

¡La historia ha acabado bien! Pero sigo sin saber quién es el protagonista...

Mark CubanMark Cuban tiene actualmente 53 años, es propietario de los Dallas Mavericks (un equipo de baloncesto de la NBA), cofundador de 2929 Entertaiment (una compañía audiovisual) y multimillonario. Fué cofundador de Broadcast.com y posteriormente la vendió en 1999 a Yahoo por 5.7 millones de dólares. Y recordemos que a los 24 vivía en el suelo de una habitación con su ropa tirada por ahí...

Su blog -de donde he sacado y traducido esta apasionante historia- es éste: Blog Maverick, en él hay post realmente interesantes para aprender.



Para acabar, me quedo con esta frase suya: Para mí, el dinero es...una manera de comprar el activo más valioso de todos: el tiempo.

2 comentarios:

  1. Excelente historia de perseverancia, compromiso, actitud y disciplina, no adiviné de quién se trataba pero de leer conozco al protagonista.
    Gracias Pablo por compartir esta historia tan inspiradora, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4/10/11 2:52

    Muchas gracias a tí Germán por comentar regularmente. Tú que tienes un blog sabes que la gasolina del mismo son los comentarios para poder compartir las impresiones sobre lo escrito. Me alego mucho de que te haya gustado la historia ;-)
    Un gran abrazo, nos vemos en la cafetería.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...