7 de abril de 2013

159 | Let it Be

En la vida, cuando nos enfrentamos a una situación interior complicada, difícil de manejar, incomprensible o que no nos gusta, la reacción inmediata de nuestra mente es ocultarlo. Ocultárnoslo a nosotros mismos, distrayéndonos de todas las formas posibles. Piénsalo… hay miles de cosas que hacer antes de estar a solas y en silencio contigo mismo. Cualquiera que sea la reacción que tengamos, definitivamente no es positiva, incluso si no llega a ser negativa.

Lo último que queremos hacer es enfrentarnos a solas con nuestro yo.

Algo que te puede hacer diferente y que puede cambiar radicalmente tu vida es, cuando te enfrentas a algo así, intentar aprender de ello. Sentirlo. Tratar de ser paciente. Es entonces, tarde o temprano, cuando te das cuenta de que este incidente que ocurre tiene un significado muy profundo e inexplicable debajo de esa máscara de sufrimiento.

Al final, sólo cosas buenas pueden salir de esa actitud.

En este proceso, cuando la mente está tratando de comprender la situación, puedes encontrar muchísimos de tus sentimientos involucrados. Uno de ellos, muy potente, es el miedo, después viene la confusión, luego más tarde llega la prueba de la fe… y finalmente el aprendizaje.

Cuando digo: "Tengo que ser paciente", ¿Qué significa?

Cuando digo: "No hay nada que hacer, sólo esperar", ¿Qué significa?

La vida nos entrega lo que necesitamos en cada momento... esa es la esencia de vivir que he comprendido. El universo y sus fuerzas de no dejan de lado a un sólo ser humano, tal es la belleza de la sincronicidad. Así que, al final, como cada acción tiene una reacción, todos, absolutamente todos los acontecimientos acontecidos en nuestra vida tienen un fuerte sentido existencial.

Lo que hacemos como seres humanos es resistirnos. No queremos ese dolor, ese sufrimiento. Y eso es lo que hace las cosas difíciles. Pero en el momento que aceptamos -o por lo menos tratamos de aceptar- entonces ponemos nuestra vida en las manos de una fe, que no podemos ver o tocar. Nos rendimos; una gran parte de la paciencia es la no resistencia a lo que actualmente es… y sólo eso hace que todo sea mucho más simple. Mucho más agradable para nuestras almas. 

Mucho más aceptable para vivir y sobrevivir, después de haber aprendido, siendo mejores y más fuertes.

Y un tipo listo me dijo una vez que, en la vida, solamente después de las penurias y sufrimientos, es cuando todo se vuelve sencillo.

Deja que todo ocurra… y mira dónde la vida te lleva.


puesta sol muscat

6 comentarios:

  1. Ruth Morales7/4/13 17:48

    Pablo.

    Desde donde yo puedo responder porque solo puedo hablar desde mí, claro está, veo que has comprendido todo ya.

    ¡Me ha encantado tu escrito!
    ¡Gracias por compartirlo!

    Un beso

    Ruth

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ruth,
      Muchísimas gracias, es parte de una conversación que tuve con una persona (que no quiere decir su nombre, jajaja) hace unos días. Me gustó y lo comparto aquí, me alegra que a ti también te guste :-)

      Un besote!

      Eliminar
  2. Cuánta razón Pablo...

    Magnífica entrada, espero que todo te esté yendo bien.

    *M*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Moni!
      Por aquí todo genial, en la próxima escribiré lo que está pasando... jejeje. Espero que tu también estés bien, que no sé si sigues por el norte o ya has vuelto a Bcn!
      Besos

      Eliminar
  3. Anónimo8/4/13 12:26

    No podías haber escogido mejor título para lo que has explicado, gran canción, de las mejores que existen :)
    Un abrazo enorme pabli!
    Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cris! me alegro que te haya gustado, me acuerdo mucho de ti! :-)
      Un abrazote

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...