8 de febrero de 2013

147 | Siguiendo señales

Aquellos diez días de meditación habían sido una experiencia alucinante, justo lo que necesitaba en este momento de su vida. Nuevas perspectivas se abrían delante de sus mismas narices. Estaba atando muchos cabos.

Sin embargo, ahora no tiene ni idea de qué hacer a continuación. Se siente perdido.

El problema es que le da completamente igual visitar lugares famosos o bonitos… no ha venido a eso. Nunca ha tenido las ganas ni la necesidad de abrir una guía turística. Eso es para turistas, como su nombre indica, no para viajeros. Lo único que busca son experiencias que le hagan aprender y sentirse vivo y sabe que éstas no están escritas en los libros. Siempre aparecen solas.

Lleva ya tres días buscando algo, un trabajo, un lugar a dónde ir a ayudar, lo que sea. Nada, parece que no hay nada. Como si todas las puertas a las que estuviese llamando estuvieran cerradas. Nadie responde.

A todo ello se junta que son los primeros días del viaje en que, por una razón u otra, no ha conocido a nadie interesante con quien compartir unas horas de charla o diversión y eso empieza a pasar factura.

Camina sin rumbo en la noche, sorteando multitud de turistas borrachos, los últimos que quedan ya a estas horas. Está solo en la otra parte del mundo. Su mirada perdida, producto del cansancio, no se detiene a observar nada, ya que en ese momento nada le interesa. Mantiene su rumbo hacia ninguna parte, con un andar pesado y lento, que expresa su estado de ánimo. Tratando de no pensar. Tratando de no sentir. Tratando de evitar que la vida le encuentre y le golpee.

Pero no hay manera. No lo consigue. Siente la vida en toda su magnitud: amor, miedo, ilusión, soledad, ignorancia, dudas, apatía… Una apatía que no había experimentado nunca antes. Todo ello, todo a la vez, se cierne sobre él mientras la luna llena ilumina su camino. Esta noche parece que nada tiene ningún sentido. ¿Por qué lo sigue buscando?

En ese momento algo se activa en su interior y, sin motivo alguno, empieza a recordar el mismo día que salió del templo. Mientras estaba disfrutando un sabroso Pad-Thai como cena, un desconocido se sentó en su misma mesa, ya que no quedaba ninguna libre.

Michel es francés y lleva más de un año viajando. No tardaron en congeniar y compartir pensamientos acerca de lo que significa viajar, sobre la educación recibida, dedicada a servir los intereses de otras personas y sobre el trabajo de locos en nuestra sociedad de origen. Interesting stuff. Antes de despedirse, le escribió en el móvil una palabra. Le dijo que era un lugar interesante al que ir y que además no queda muy lejos de Chiang Mai.  

Ahora, después de este flash al recordar aquella conversación, saca el móvil y rebusca entre los archivos. Ahí está la palabra, escrita sobre un fondo amarillo: TACOMEPAI. Una rápida búsqueda en Google le devuelve una web interesante sobre una granja orgánica a la que puede ir a trabajar, en la que hay colgadas unas fotos espectaculares.  

Se pregunta por qué ha sido tan idiota de no seguir la primera señal, la más clara, como siempre ha hecho. Porqué ha tenido que perder tres días buscando algo que ya tenía en su mismo bolsillo y que la vida le había dado inmediatamente.

Con sorpresa, se da cuenta también de que en tres meses de viaje en ‘solitario’ no ha estado solo más de 24 horas. Alucinante. Así que ahora está aprendiendo por fin… a estar y sentirse solo. Es un aprendizaje entre muchos otros.

Sabe que nada ocurre porque sí. Todo se aclara en cuestión de minutos. Comprende el porqué, justo cuando los primeros rayos de sol atraviesan las calles. 

Al día siguiente recoge rápidamente sus cosas, tira unas postales al buzón, devuelve la moto alquilada, se despide de Stéfan, el propietario de la bonita guesthouse y sube a una furgoneta en dirección Pai. Pai es un pueblecito tailandés del norte situado muy cerca de la frontera con Myanmar, la antigua Birmania. El viaje de cuatro horas se ameniza porque son varios viajeros de la misma edad los que se dirigen allí.

6 kilómetros antes de llegar, el vehículo se detiene en el arcén. “¡Tacomepai!” grita el conductor inmediatamente.

Soy el único que baja. Enseguida las luces rojas desaparecen cuando la furgoneta toma una curva. Ya ha oscurecido. La carretera está mal iluminada por dos farolas intermitentes que recuerdan a una de esas películas de terror americanas. No hay nadie. 

Recojo mi mochila y camino hacia la dirección que me acaban de indicar. Recto, a la izquierda y recto otra vez. Ahora tengo que iluminar el suelo con la precaria luz proveniente del móvil si quiero ver algo. Paso una barrera de bambú, que precede a un sendero de tierra.

El camino lleva directo hacia la luz de una hoguera, alrededor de la cual se distinguen las siluetas de varias personas. Sin tiempo para reaccionar, me doy cuenta de que una voz se está dirigiendo hacia mí:

-Hi! You’re comming to live with us?

….

12 comentarios:

  1. Que bonito Pablo. Existen muchas formas de conocerse a uno mismo. Tu has escogido esta, es perfecto, está bien ; )
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David,
      Me alegro que te haya gustado, una pena que no haya podido subir fotos por la lentitud de esta conexión. Si, la verdad es que viajar de esta manera te ayuda mucho a avanzar con rapidez, recomendado!
      Otro abrazo para ti y recuerdos a la familia ;-)

      Eliminar
  2. Muy bueno :)

    Adónde va el tiempo que se pierde? ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Javi!

      Buena pregunta... supongo que no es tiempo perdido porque ningún tiempo se puede perder ;-)

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Anónimo8/2/13 20:16

    Pablo, qué maravilla. Menuda autosuperación! Cada vez escribes mejor. La tercera y la primera persona combinadas son muy elocuentes! Y sí... creo que no las utilizas sólo como efecto literario.
    No sé por donde andarás ahora pero me ha gustado mucho esta entrada. Eres vulnerable... como tod@s... :) Pero eres muy valiente compartiéndolo.
    Un abrazo!
    YBM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yolanda,
      Lo de cambiar las personas (de 3a a 1a) era para experimentar, jeje. Por los comentarios veo que no ha quedado mal :-) Ahora sigo en Tacomepai hasta el día 13, en la próxima entrada explicaré como es y que se hace en este lugar...
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Alucinante el post de hoy...Sin palabras..por lo profundo...Me ha encantado.
    Tras unos días tan intensos de meditación, supongo que las emociones, deben estar a flor de piel y el choque con la realidad,ciudad, gente, ruidos, debe ser muy fuerte. Me alegro de que hayas decidido cuidarte y buscar ese lugar.
    Cuando afirmas: -está aprendiendo por fin… a estar y sentirse solo-, me doy cuenta, de que esa es la respuesta, esa es la razón por la que no seguiste la "señal", la primera vez. Necesitabas "darte cuenta" de esa afirmación, para seguir en tu camino de aprendizaje.
    Bueno, yo se que me entiendes...
    Un abrazo Grande.

    Cáliz.

    PD. Aún así, recuerda...NO ESTÁS SOLO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cáliz,
      Lo has visto igual que lo vi yo! Necesitaba esos días... así que no fueron ninguna pérdida de tiempo. La verdad es que realizar este 'curso' de meditación me cambió mucho y justo después tenía que ajustarme a esta nueva perspectiva, tal y como dices.
      Sé que no estoy solo! :-) Muchas gracias por todo... por cierto, estoy sano eh, jeje.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  5. Pensaba que a estar y sentirse solo uno aprende conforme se hace mayor... pero no.
    Estoy contigo Jara... y no debe estarlo porque sigue vivo después de meterse a oscuras por un camino como ese. Pablo, te cuidas... más, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, me cuido me cuido!
      Muchísimas gracias Pilar :-) Voy a cenar que me llaman!

      Un grandísimo abrazo

      Eliminar
  6. Gran post, Pablo. Yo hace un tiempo que llegué a la misma conclusión que tú, que hay que estar atento para darse cuenta de las señales que nos manda la vida y seguirlas. Hasta ahora me ha ido muy bien así.

    El que yo haya llegado a este blog a través de Javier y que tu justo vayas a estar en Bangkok a partir del 16 no es más que otra señal, y estoy plenamente convencido de que saldrán cosas muy buenas de nuestro encuentro.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angel!
      Disculpa que haya tardado en contestar. Por supuesto eso es otra "sincronía", jejeje, tengo ganas de charlar contigo cara a cara cuando estés por aquí :-)

      Un gran abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...